Cuando Eugene Delacroix dijo: "Adieu les plaisirs simples, les épanchements qui rafraîchissent le sang," se estaba muriendo.
Por eso: bienvenidos sean por siempre los placeres difíciles, esos que hierven en la sangre y queman la piel.
24 de septiembre de 2013.

 

Amo los sismos: reacomodan y expanden este cuerpo que le queda chico a mi espíritu.

21 de agosto de 2013 (después de un sismo en la Cd. de México)

Prefiero a Ingrid sobre Ingmar. Ella por lo menos finge. Ingmar dice la verdad. ¿Quién desea que, en el cine, a uno le digan la verdad?

31 de agosto de 2013.